Todo empresario que alguna vez haya necesitado un servicio de cobro de deudas en León sabe muy bien que hay clientes que tratan de alargar los plazos de pago tanto como les es posible, incluso llegando a no abonar nunca la deuda si el acreedor se da por vencido o no sabe cómo manejar la situación.

La morosidad penaliza especialmente a pymes y autónomos, que suelen tener menos margen financiero que las empresas más grandes. Los retrasos en los cobros y la morosidad pueden acabar siendo uno de los lastres más grandes para las pequeñas empresas, y conviene no olvidar que estas son una gran mayoría en España (más del 90 %). Un servicio de cobro de deudas en León es un método práctico para tratar de atajar los problemas que acarrea la morosidad.

La ley actual dicta que el margen máximo de tiempo para abonar un bien o servicio es de 60 días (30 si se trata de una empresa pública) en caso de que no exista un contrato que especifique otro plazo, pero la realidad es que el período medio estaba en el primer trimestre de 2017 en torno a los 81 días.

De hecho, la Unión Europea tiene como objetivo atajar este problema, y España se encuentra entre los países formalmente advertidos por la Unión en cuanto a la aplicación de la normativa de control de morosidad (junto con Grecia, Italia y Eslovaquia).

Uno de los problemas a la hora de mejorar la situación de la morosidad en España parece ser que la norma no es persuasoria para los morosos, ya que pocos casos llegan a los tribunales y no existe un régimen de sanciones claro que resulte disuasorio. A la espera de que la legislación en esta materia mejore, un servicio de cobro de deudas es una solución eficaz. En El Capitán Del Cobro somos profesionales y podemos ayudarte.