Como especialistas en el cobro de deudas en Burgos sabemos que afrontar esta situación nunca es fácil. Ante una deuda siempre se intenta dar tiempo y esperar para ver si finalmente esta es salda sin que haya más problemas. Sin embargo llega un momento en el que este problema debe ser solucionado antes de que prescriba. Por ello hoy queremos explicar los pasos posibles antes esta situación.

En primer lugar, la forma más leve y sencilla de presionar para conseguir el cobro de la deuda es realizar un recordatorio al deudor. Cuando aún no se tiene constancia de las razones del impago es mejor no hacerlo de malos modos y esperar a recibir una explicación.

En caso de que esto no funcione y no exista una justificación para el retraso será el momento de notificar de una manera formal el problema. Para ello se deberá emplear un método que deje constancia de que el deudor ha recibido la reclamación, esto puede ser mediante burofax o mediante carta certificada.

Cuando esto no da resultado, llegará el momento de recurrir a una empresa como la nuestra de cobro de deudas en Burgos. Esta servirá para poner de manifiesto al sujeto y a su entorno que se trata de una persona que no está pagando sus deudas. Es una solución que suele tener un efecto rápido y que es menos drástica y costosa que la vía judicial.

Esta vía mencionada sería la última, en caso de que la deuda sea menor de treinta mil euros no será necesario contar con un abogado o procurador. Si se supera esta cantidad habrá que comenzar un proceso judicial.

No esperes más para cobrar lo que es tuyo, contacta con El Capitán del Cobro. Nuestra seriedad y eficacia nos precede.